Todo sobre los mapas mentales


Aprende lo básico de los mapas mentales; esto incluye la historia de los mapas mentales, lo que las investigaciones dicen sobre ellos, cómo se usan y cómo dibujar uno.

¿Quieres crear un diagrama? Prueba Lucidchart, es fácil rápido y completamente gratis.
Crea un Diagrama

¿Qué es un mapa mental?

Un mapa mental es una representación espontánea de pensamientos que se ramifica desde un concepto central. La organización visual del diagrama fomenta la tormenta de ideas, la toma de notas efectiva, una retención mayor y una presentación impactante. Los mapas mentales pueden ser simples o elaborados y dibujarse a mano o en una computadora. En función de tus propósitos y tu tiempo, el mapa mental puede incluir elementos significativos y creativos, como imágenes, dibujos, líneas curvas de grosor variable y múltiples colores.

Para un caso de uso como la tormenta de ideas o la toma de notas en tiempo real, puede mostrar de forma rápida y sencilla cómo las ideas, a menudo expresadas en una a tres palabras, se desprenden de un tema central. Una plataforma como Lucidchart permite que esto ocurra intuitivamente, con elementos que se reorganizan y cambian de tamaño automáticamente. Con más tiempo, el diagrama se puede volver más ingenioso e influyente en su impacto. Incluso puede convertirse en arte. Otros términos para los mapas mentales son los mapas de ideas, los diagramas de araña y los árboles radiales.

Orígenes

Tony Buzan, autor británico y estrella de televisión, popularizó el término "mapa mental" en la década del 70 en su serie de televisión de la BBC Usa tu cabeza y en sus libros, tales como Modern Mind Mapping for Smarter Thinking. Sin embargo, el concepto de trazar ideas de forma visual se remonta a una época más temprana.

   

A Porfirio, un filósofo del siglo III que vivió en Grecia y Roma, se le atribuye el crédito de la creación de mapas visuales de la obra Categorías de Aristóteles. Su invento, el Árbol de Porfirio, no incluía ilustraciones, pero otros pensadores las agregaron más adelante. En el siglo XIII, el filósofo Ramon Llull también usó este tipo de diagrama, incluido un Árbol de Porfirio ilustrado.

 

Muchos pensadores y pioneros reconocidos se han destacado a través de la historia por sus notas curvas, orgánicas, que a menudo incluían dibujos o garabatos. Estos incluyen a Leonardo da Vinci, Miguel Ángel, Albert Einstein, Marie Curie, Thomas Edison y Mark Twain.

En la década del 50 llegó la introducción de la red semántica, una teoría sobre cómo las personas aprenden y la relación semántica que existe entre los conceptos. En la década del 60, la teoría experimentó avances de la mano de Allan M. Collins y M. Ross Quillian. En la década del 70, los expertos en el aprendizaje desarrollaron mapas conceptuales, que tienen una estructura radial, pero que no están organizados alrededor de un concepto central como los mapas mentales. Paralelamente, Buzan ha dicho que su enfoque sobre los mapas mentales estaba inspirado en la semántica general de Alfred Korzybski, popularizada por escritores de ciencia ficción como Robert A. Heinlein y A.E. van Vogt. Buzan ha dicho que las personas a menudo absorben la información de manera no lineal, no siempre de izquierda a derecha y de arriba abajo, y los mapas mentales están diseñados precisamente para representar eso.

Los conceptos relacionados incluyen:

  • Gráfico de proyección solar: un gráfico circular que contiene múltiples niveles, también llamado "gráfico de anillos".
  • Diagrama de araña: una extensión de los diagramas de Venn y diagramas de Euler. Un diagrama de araña agrega puntos a estos, y unidos crean una figura similar a la de una araña.
  • Nemotecnia: un dispositivo de memoria para mejorar el aprendizaje. Las nemotecnias toman muchas formas, como siglas, pistas visuales y sonidos.
  • Diagrama de lenguaje unificado de modelado (UML): un diagrama empleado para visualizar el diseño del sistema en la ingeniería de software.

Investigaciones detrás de los mapas mentales

Numerosos estudios han demostrado que los mapas mentales pueden aumentar la retención de ideas y relaciones, debido al impacto visual de los diagramas. Tony Buzan dice que la retención puede ser aún mayor mediante el uso interesante de imágenes, líneas curvas, colores significativos y algunas palabras. A continuación verás una muestra de los estudios:

  • En 2005 en un estudio llevado a cabo por Glennis Edge Cunningham, el 80 % de los estudiantes de Biología de una escuela secundaria registró un mejor aprendizaje mediante el uso de los mapas mentales.
  • En 2002 un estudio realizado por Paul Farrand, Fearzana Hussain y Enid Hennessy demostró que los estudiantes de Medicina del segundo y tercer año de la carrera aumentaron la retención del material, aunque la efectividad dependía de los métodos de toma de notas preferidos por los estudiantes.
  • Un estudio hecho en 2006 por A.V. D’Antoni y G.P. Zipp en estudiantes aspirantes a quiroprácticos probó un aumento en el aprendizaje.

Otras investigaciones sobre los mapas mentales:

  • En 2011, Joeran Beel y Stefan Langer ampliaron la información sobre el contenido de los mapas mentales. Descubrieron que la mayoría de los usuarios habían creado solo algunos mapas (el promedio era de 2,7), el número promedio de nodos era bajo (31), y el promedio de nodos contenía 3 palabras.
  • Claudine Brucks y Christoph Schommer publicaron un estudio en 2008 sobre la creación automática de mapas mentales a partir de textos completos. T. Rothenberger y sus colegas publicaron un informe similar el mismo año.

Casos de uso versátiles

  • En la educación, los negocios, la informática o prácticamente cualquier campo: Los mapas mentales son tan versátiles y fáciles de crear que se emplean ampliamente en el mundo de los negocios, de la educación, en la informática y en otros campos.
  • Tormenta de ideas: La creación de mapas mentales es perfecta para debatir ideas sobre un concepto. Se centra en los pensamientos, permitiendo que surjan otras ideas y mostrando cómo se relacionan unas con otras. Los individuos o los equipos pueden usarlos para dejar fluir su creatividad libremente sin desviarse del tema.
  • Toma de notas: los estudiantes o profesionales de negocios pueden dibujar mapas mentales para capturar y organizar ideas de una clase, presentación, reunión o sesión de tormenta de ideas. Para obtener más detalles, puedes agregar notas fuera del gráfico mediante un programa como Lucidchart. Solo tienes que hacer clic en el icono de notas para verlas.
  • Estudio y análisis: los estudios han mostrado que la retención de la memoria aumenta con los mapas mentales. Incluso si no empezaste con un mapa mental, puedes crear uno a partir de tus notas para interpretar y entender mejor el material.
  • Toma de decisiones: la creación de mapas puede ayudarte a pensar en todos los factores involucrados para llegar a una buena decisión.
  • Presentaciones: los mapas mentales pueden presentar ideas con un impacto visual. Se insertan fácilmente en programas como PowerPoint, Word, Excel y otros.
  • Desarrollo personal: analiza detalladamente un objetivo personal o profesional, resuelve un problema o imagina tu futuro organizando tus ideas en un mapa mental.
  • Proyectos creativos: escribe el argumento de una historia, supera el bloqueo del escritor y ábrete a nuevas ideas en cualquier proyecto creativo.
  • Planificación: planifica un evento, una reunión o un proyecto con los mapas mentales.
  • Precursor de otros diagramas: los mapas mentales se pueden usar en las etapas tempranas de un proyecto para organizarlo y enfocarse en el mismo. Más adelante, los datos se pueden presentar de forma más efectiva con otros tipos de diagramas, en función del propósito y la naturaleza del proyecto.
  • Arte: algunas personas han creado atractivos mapas mentales que son obras de arte, como estos ejemplos recientes.

Cómo dibujar un mapa mental

  1. Define tu concepto central en una a tres palabras y ubícalo en el centro de tu página, ya sea en un papel o usando un software como Lucidchart.
  2. Ubica tus ideas a su alrededor con etiquetas, con o sin recuadros, con líneas que se desprenden de tu concepto central. Usa etiquetas cortas, incluso de una sola palabra, y mantén la ramificación hacia fuera con cada nivel de idea.
  3. Gira la página de lado (posición horizontal) para facilitar la ramificación y la separación.
  4. Usa imágenes si se adaptan a tu tiempo y propósito. Las imágenes e ilustraciones pueden hacer que el mapa sea más fácil de recordar.
  5. Usa colores diferentes para cada nivel de idea, creando así una organización visual. Si estás dibujando a mano, usa lápices de colores o una pluma multicolor. También puedes usar una jerarquía de tamaños de etiquetas y grosores de líneas.
  6. Dibuja líneas curvas o rectas, lo que funcione mejor para ti. Algunos, como Buzan, sostienen que las líneas curvas son más interesantes.
  7. Desarrolla tu estilo personal, en función de cómo dibujas y piensas. Hay algunas reglas sobre los mapas mentales.
  8. Comienza de forma sencilla si hay una restricción de tiempo, ya sea que lo dibujes a mano o en una computadora. Puedes agregar otros elementos más adelante. Con una aplicación como Lucidchart, puedes emplear atajos para crear fácilmente tu mapa, con recuadros y colores organizados automáticamente. Podrás más adelante agregar elementos ingeniosos, como imágenes y líneas curvas.
  9. Colabora compartiendo y editando el mapa mental en línea.

Conoce más sobre la creación de un mapa mental aquí