Falla en el diseño 50

Diseñar un Software para que falle y automatizar las soluciones

Tiempo de lectura: aproximadamente 5 min

De acuerdo con un estudio de Opengear, cada año, el 38% de las empresas estadounidenses pierden más de 1 millón de dólares debido a las caídas de la red. Durante 2020, un año en el que la eficacia operativa de las tecnologías de trabajo a distancia fue más importante que nunca, las principales empresas como Google, Zoom, Slack y Microsoft sufrieron grandes caídas de sus plataformas.

A fin de evitar tiempos de inactividad que pueden costar una gran cantidad de dinero, dañar la relación con los usuarios y empañar la reputación de la marca, las empresas deben diseñar su software para que falle. 

Diseñar software para que falle significa diseñarlo de tal modo que se automatice su restauración y sus soluciones. Estas medidas de seguridad ayudan a evitar interrupciones masivas del servicio y mantienen a los equipos de diseño con una mentalidad ágil y orientada a las soluciones. Revisemos algunas estrategias que ayudarán en el diseño de software para que falle. 

¿Por qué es importante diseñar tu software para que falle? 

Independientemente de tu proceso de diseño, hay componentes que están fuera de nuestro control y que fallarán. Es por eso por lo que los diseñadores y las empresas necesitan prepararse para evitar el tiempo de inactividad y resolverlo con eficacia cuando ocurra.

Recuerda la última falla importante que tuviste con tu software favorito. Estas interrupciones ocurren todo el tiempo, desde casos como el correo electrónico hasta las herramientas de flujo de trabajo o incluso las aplicaciones de mensajería y, cuando ocurren, siempre nos sorprendemos de lo enormemente perjudiciales que son para nuestro trabajo diario. Los usuarios se dirigen inmediatamente a los sitios web de detección de caídas o a los canales de las redes sociales para obtener más información e incluso quejarse de la interrupción. 
En este artículo, revisaremos cómo diseñar tu software para que falle. 

Pasos para diseñar un software para que falle

Hay cinco elementos esenciales clave para diseñar un software que falle y se recupere rápidamente: 

1. Desarrollar componentes redundantes

La redundancia es la duplicación de componentes o funciones críticos en un sistema para aumentar la confiabilidad del sistema. Es como construir un sistema a prueba de fallas y luego un sistema a prueba de fallas para ese sistema, una y otra vez. 

Es crucial no dejar que la funcionalidad principal de tu diseño dependa de un solo componente. En vez de esto, desarrolla componentes redundantes en la nube, idealmente con puntos de falla comunes ya sea mínimos o inexistentes. 

2. Configurar la automatización 

Para mitigar las caídas importantes, realiza pruebas, pruebas, pruebas y más pruebas y automatiza los procesos.

Al automatizar los procesos de creación, promoción y lanzamiento de software, las empresas pueden controlar mejor el desarrollo de software y escalar la producción de forma confiable, así como dejar menos posibilidades de errores de software. Para lograr esto, cada vez más empresas necesitan invertir en ingenieros especializados en el tema para automatizar los procesos de negocio, TI y desarrollo. 

3. Planear la escalabilidad  

Cuando diseñes el software para que falle, también debes planear cómo lo vas a escalar. Los dos principios van de la mano. Las empresas escalan los proyectos de diseño para satisfacer la demanda de los clientes o escalan la contratación para satisfacer las necesidades del negocio; los ingenieros también incorporan la escalabilidad y la elasticidad en el software. Desarrollar la escalabilidad en tus sistemas permite que tu software se adapte a cargas de trabajo más altas, y la elasticidad le da a tu sistema la capacidad de ajustar los recursos para adaptarse a las diferentes cargas de forma dinámica, por lo general, en relación con el escalamiento.

En teoría, cada versión de una aplicación o producto es una versión mejor que la anterior y más capaz de satisfacer las demandas de los usuarios. La escalabilidad es esencialmente un aumento de capacidad. Si tu equipo está creando componentes modulares o redundantes, es casi seguro que tendrás un cuello de botella o un problema en alguna parte de tu producto, dado que la posibilidad de fallar es inevitable en el desarrollo del software.

Cualquier recurso compartido en tu red es un punto potencial de falla que limitará tu escalabilidad en el mejor de los casos y causará una serie de problemas en cascada en el peor de estos. Cuando realizas la planeación de la escalabilidad, también te estás preparando para que se produzcan estos cuellos de botella.

4. Enfocarse en la fiabilidad

Sabiendo que las fallas en el software y los servicios en la nube son inevitables, el enfoque puede cambiar para detener esas fallas y recuperarse de estas rápidamente a fin de aumentar la confiabilidad. Las prácticas de ingeniería, como el modelado y la inyección de fallas, son elementos necesarios de un proceso de lanzamiento continuo que desarrolla software y sistemas en la nube más confiables.

5. Desarrollar con elasticidad 

Algunos días presentarán más exigencias a tu software, aplicación o plataforma en la nube que otros. Al desarrollarlo con elasticidad, puedes aumentar o disminuir la escalabilidad o capacidad del sistema ajustando la cantidad de servicios implementados. 

Si también configuraste la automatización como se ha comentado anteriormente, puedes crear un sistema reactivo que se adapte a los cambios en la demanda o que se cargue automáticamente. Con este tipo de elasticidad, flexibilidad y capacidad de reacción, puedes evitar fallas causadas por sobrecargas del sistema. 

En un mundo que requiere más flexibilidad y agilidad que nunca, la planeación de las fallas es clave para alcanzar el éxito. La resiliencia es más valiosa que la perfección. Ocurrirán fallas, pero las herramientas y los sistemas que se desarrollan para reducir al mínimo las caídas impulsarán la confiabilidad y aumentarán la confianza de los consumidores.

La clave para desarrollar software flexible y ágil es la visibilidad de tus planes de diseño. Usa Lucidchart para ver todos tus sistemas técnicos.

Visualiza tus soluciones técnicas

Usa Lucidchart para visualizar tus sistemas técnicos.

Empieza hoy

Popular ahora

The 4 Phases of the Project Management Life Cycle

Las cuatro fases del ciclo de vida de la gestión de proyectos

Acerca de Lucidchart

Lucidchart es la aplicación de diagramación inteligente que permite a los equipos aclarar la complejidad, alinear sus conocimientos y construir el futuro... más rápido. Con esta solución intuitiva basada en la nube, todos pueden trabajar gráficamente y colaborar en tiempo real mientras crean diagramas de flujo, prototipos, diagramas UML y mucho más.

Lucidchart, la alternativa en línea para Visio más popular, es utilizado en más de 180 países por millones de usuarios, desde gerentes de ventas que mapean las organizaciones objetivo hasta directores de TI que visualizan su infraestructura de red.

Empezar ahora

  • Precios
  • Individual
  • Equipo
  • Corporativo
  • Comunícate con Ventas
PrivacidadLegalCookies

© 2022 Lucid Software Inc.