Diagram Illustration

Índice

Un diagrama de flujo de datos está comprendido en una de dos categorías: lógico o físico. Conoce más sobre cómo se usa cada una de ellas.

¿Cuál es la diferencia entre un DFD lógico y un DFD físico?

Un DFD lógico se enfoca en el negocio y las actividades de negocios, mientras que un DFD físico analiza la forma en que se implementa un sistema. Así, mientras todo diagrama de flujo de datos traza el flujo de información de un proceso o sistema, el diagrama lógico proporciona el "qué" y el físico el "cómo". Hay dos perspectivas diferentes sobre el mismo flujo de datos, cada uno diseñado para visualizar y mejorar el sistema. El DFD lógico describe los eventos de negocios que ocurren y los datos requeridos para cada evento. Proporciona una base sólida para el DFD físico, el cual describe cómo funcionará el sistema de datos, es decir, el hardware, el software, los archivos en papel y las personas involucradas. A la vez, el lógico y el físico pueden visualizar el estado actual por completo y modelar el nuevo estado que se considerará y luego se implementará.

dfd lógico DFD lógico

DFD físico DFD físico

Propósito y beneficios de cada uno

Empezando con un DFD lógico actual, trazas el flujo de acciones de negocios tal cual existen, lo que puede resaltar cualquier imperfección o ineficiencia. O bien, quizás ya conoces el tipo de funcionalidad que buscas agregar, y el DFD lógico actual ayudará a revelar los pasos del proceso que podría ser necesario eliminar o modificar. Al igual que con cualquier diagrama, el DFD lógico debe ser suficientemente detallado para ser procesable. Dependiendo de su alcance, puede tomar tiempo producir el DFD lógico actual y puede parecer tedioso, pero podrá ser tiempo bien empleado.

Otro beneficio de los DFD lógicos es que tienden a ser más fácilmente entendibles por personas sin conocimientos técnicos. Es probable que tengan sentido para las personas que trabajan en las actividades de negocios. Servirán como una buena herramienta para colaborar y comunicar sobre una mejor información y funcionamiento, sin preocupación aún por el "cómo". Servirán como un puente entre las necesidades de negocios y los requerimientos técnicos. La disciplina de trazar el flujo lógico actual ayudará a todos los involucrados a adquirir un mejor entendimiento y revelará suposiciones erróneas, malentendidos e imperfecciones. Elaborar modelos lógicos reduce el riesgo de omitir requerimientos de negocios, que de otra forma surgirían tardíamente en el proceso, causando demoras y teniendo que rehacer el trabajo.

Luego, con un entendimiento sólido de las actividades de negocios actuales, puedes modelar una mejor manera con un DFD lógico de nuevo estado, que muestre nuevas funcionalidades y funcionamiento sobre la base de lo que el análisis de negocios haya revelado. Este nuevo DFD lógico modela los flujos de datos que son necesarios para crear un mejor funcionamiento, sin importar la solución técnica o cómo se implementará el sistema.

Después de haber dibujado el nuevo DFD lógico, puede a su vez ser usado para determinar el mejor método para implementar las actividades de negocios en un sistema actualizado. Esto será la base para el nuevo DFD físico, el cual representa esa implementación física de dispositivos, software, archivos y personas para posibilitar los procesos de negocios. En este sentido, el DFD físico se convierte en el método de proporcionar al negocio lo que necesita. Es el "cómo" que abastece al "qué". El DFD físico brinda entonces la base de un plan de implementación para proporcionar el nuevo software, hardware, personas u otras piezas físicas necesarios para operar el proceso de negocios.

Un ejemplo de análisis de flujo de datos lógico vs. físico

Digamos que tu departamento de RR. HH. tiene un enfoque y un sistema obsoletos para dar seguimiento a las solicitudes de empleo. En lugar de lanzarte directamente a revisar software nuevo, empiezas por trazar el flujo de datos lógico actual. Detallas las actividades de negocios que ocurren, tales como las acciones que se llevan a cabo para escribir una publicación de empleo, hacerle publicidad, ingresar solicitudes en los archivos o base de datos de la compañía, alertar a los gerentes de contratación, actualizar los archivos, dar seguimiento a las etapas del proceso, alertar a los candidatos, y así sucesivamente. Todo esto es desde la perspectiva de las actividades de negocios, no de la tecnología o de otras partes del "cómo". Presenta el flujo actual de datos y proporciona la base para comunicar y colaborar en una mejor funcionalidad a fin de lograr las acciones de negocios necesarias para elegir entre los candidatos para el empleo. Luego trazas el nuevo flujo lógico posible. Por ejemplo, dicho flujo podría proporcionar alertas oportunas a los gerentes de contratación, manteniéndolos mejor informados. Podría permitirles un acceso más sencillo a los currículums y a comparaciones de calificaciones de los candidatos preseleccionados. Este nuevo DFD lógico es la base para discutir la mejor manera de implementar un mejor funcionamiento en términos de software, hardware, sistemas de archivo y empleados, todo lo cual se puede visualizar en un DFD físico. Este se puede usar para evaluar soluciones de software y otras piezas de implementación para ver cuál cubre mejor las necesidades de negocios. Por ejemplo, podrías mostrar cómo diferentes plataformas de software podrían variar en diferentes versiones del DFD físico, ayudando a revelar la mejor solución.

Elementos opuestos de DFD lógico vs. físico

Los diagramas de flujo de datos se componen de cuatro elementos: entidades externas, procesos, almacenes de datos y flujos de datos. Sin embargo, los elementos representan diferentes perspectivas en DFD lógicos que en DFD físicos.

Por ejemplo, en los DFD lógicos, los procesos son actividades de negocios; en los DFD físicos, los procesos son programas de software, procedimientos manuales u otras formas de procesar la información. En los DFD lógicos, los almacenes de datos son colecciones de información, sin importar cómo se almacenan; en los DFD físicos, los almacenes de datos son bases de datos, archivos de computadora y archivos en papel.

Cómo se usan en diferentes campos

DFD lógicos y físicos en ingeniería de software: Los DFD se originaron en la ingeniería y desarrollo de software. Un DFD lógico puede captar las actividades actuales y necesarias requeridas para un proceso. Un nuevo DFD lógico modela un nuevo grupo de actividades y funciones. Un DFD físico actual representa el software, hardware, bases de datos y personas actuales que llevan a cabo las actividades, y un nuevo DFD físico modela una nueva implementación del sistema. Este análisis puede brindar una mejor forma de llegar al código real que cumpla con los requisitos.

En análisis de negocios: Un DFD lógico puede ayudar a revelar los requerimientos de negocios que podrían de otra forma pasar inadvertidos hasta muy tarde en el proceso, provocando retrasos y teniendo que rehacer el trabajo. También sirve como herramienta de comunicación clara con personas sin conocimientos técnicos involucradas en las actividades de negocios, tanto para el flujo actual de información como para la nueva forma propuesta. El DFD físico brinda entonces al sistema el "cómo" impulsar los requerimientos.

En el análisis estructurado: En el análisis estructurado de arriba abajo clásico, se dibuja un DFD lógico de un sistema actual para describir su estado actual, y luego se modela un sistema mejorado en un nuevo DFD lógico. Se dibujan luego los DFD físicos de arriba abajo para mostrar la solución física proyectada de software, dispositivos y otras piezas del sistema. En el análisis estructurado de abajo hacia arriba orientado a eventos, un DFD contextual (Nivel 0) establece el alcance del proyecto y los niveles subsiguientes se desglosan en subprocesos. Luego especificamos los eventos del sistema que requieren una respuesta y se dibujan los DFD de eventos para representar cómo se maneja cada evento. Estos DFD de eventos se pueden fusionar luego en un diagrama de sistema.

En la oficina y la administración: Un DFD lógico se usa para representar las acciones de negocios que ocurren para que una oficina funcione. El nuevo DFD lógico puede entonces modelar una mejor funcionalidad con los datos de la oficina, tales como información de personal o información de clientes y pedidos. Forma la base para determinar cómo lograrlo, mostrado en un DFD físico que indica cómo implementar nuevo software, dispositivos, archivos de datos o bases de datos y personas.

En la asistencia médica: Un DFD físico actual puede representar el sistema actual del flujo de datos, por ejemplo, la información de pacientes. Se puede usar eso para dibujar un DFD lógico actual que muestre las funciones de datos con el "cómo" eliminado. Esos DFD ayudan a crear un entendimiento claro de las deficiencias y los requerimientos para un nuevo sistema. Eso a su vez, forma la base de un nuevo DFD lógico y luego un nuevo DFD lógico que represente el software, los dispositivos, las bases de datos y otros elementos físicos nuevos.

Manual rápido sobre DFD en general

Los diagramas de flujo de datos se popularizaron a finales de la década de 1970, surgiendo del libro Structured Design (Diseño estructurado), de los pioneros en computación, Ed Yourdon y Larry Constantine. El concepto de diseño estructurado despegó en el campo de la ingeniería de software, y a su lado también lo hizo el método del DFD. Estos diagramas de flujo de datos pueden variar desde simples panoramas de procesos hasta DFD detallados y con múltiples niveles, que profundizan progresivamente en la forma en que se manejan los datos. Se pueden usar para analizar un sistema existente o modelar uno nuevo. Usaban sistemas definidos de símbolos para representar los cuatro componentes: entidades externas, procesos, almacenes de datos y flujo de datos. Los sistemas de símbolos más comunes reciben el nombre de sus creadores: Yourdon-Coad, Yourdon-DeMarco y Gane-Sarson.

Notación Yourdon-Coad Gane-Sarson
Entidad externa

Proceso

Almacén de datos

Flujo de datos

Los niveles de un DFD se numeran 0, 1 o 2, y en ocasiones llegan incluso al Nivel 3 o más. El nivel necesario de detalle depende del alcance de lo que estés tratando de lograr. Al Nivel 0 de un DFD también se lo llama Diagrama de contexto. Es un panorama básico de todo el sistema o proceso que se está analizando o modelando. El Nivel 1 de un DFD brinda un desglose más detallado de las partes del diagrama a nivel de contexto. Destacarás las principales funciones que lleva a cabo el sistema, a medida que desgloses en subprocesos el proceso de alto nivel del diagrama de contexto. El Nivel 2 del DFD luego profundiza un paso más en las partes del Nivel 1. Puede requerir más texto alcanzar el nivel necesario de detalle acerca del funcionamiento del sistema.

Aunque los DFD se usan en el modelado de procesos de sistemas, el modelado de datos con frecuencia se realiza con Diagramas Entidad-Relación (ERD) para mostrar lo que son los datos en el sistema. Para el modelado de objetos, el Lenguaje Unificado de Modelado (UML) describe mejor la lógica del "qué" y el "por qué" del sistema. Los DFD también difieren de los diagramas de flujo, los cuales muestran los pasos para completar un proceso, comúnmente con simples recuadros y flechas. Los diagramas de flujo no muestran entradas o salidas de fuentes externas y no muestran el recorrido de los datos que completará el proceso.

¿Deseas saber más? Echa un vistazo a este artículo de resumen detallado sobre diagramas de flujo de datos.