Qué es un mapa conceptual


Esta guía contiene todo lo que necesitas saber sobre los mapas conceptuales, desde definiciones y funciones clave hasta casos de uso e historia. 

¿Qué es un mapa conceptual?

Un mapa conceptual es un diagrama o herramienta gráfica que representa visualmente las relaciones entre ideas y conceptos. La mayoría de los mapas conceptuales representa las ideas mediante recuadros o círculos (también denominados "nodos"), que se estructuran jerárquicamente y se conectan con líneas o flechas (también denominados "arcos"). Estas líneas se etiquetan con frases y palabras de enlace para ayudar a explicar las relaciones entre los conceptos.

Las principales características de los mapas conceptuales

Los mapas conceptuales también se llaman "diagramas conceptuales". Si bien otros tipos de diagramas lucen similares, los mapas conceptuales tienen características específicas que los diferencian de otras herramientas visuales.

Conceptos

Los conceptos se definen como "patrones o regularidades percibidas en eventos u objetos, o registros de eventos u objetos, designados por una etiqueta" y se representan con figuras en el diagrama.

Frases/palabras de enlace

Las frases o palabras de enlace se ubican en las líneas que conectan objetos en un mapa conceptual, y estas palabras describen la relación entre dos conceptos. Son lo más concisas posibles y, por lo general, contienen un verbo. Algunos ejemplos son "causa", "incluye" y "requiere".

Estructura proposicional

Las proposiciones son declaraciones significativas que contienen dos o más conceptos conectados mediante palabras de enlace. Estas declaraciones también se conocen como "unidades semánticas" o "unidades de significado". Los conceptos y las proposiciones son las bases de la creación de conocimiento nuevo en un dominio. En esencia, un mapa conceptual expresa visualmente un conjunto de proposiciones sobre un tema determinado.

Estructura jerárquica

Un elemento clave del mapa conceptual es su estructura jerárquica. Los conceptos más generales e inclusivos se ubican en el sector superior del mapa conceptual y los conceptos más específicos y exclusivos se disponen de forma jerárquica más abajo. De este modo, los mapas conceptuales se diseñan para ser leídos de arriba abajo.

Pregunta de enfoque

Una pregunta de enfoque define el problema que el mapa conceptual debe resolver. El desarrollo de una pregunta de enfoque te permite realizar el diseño con un contexto en mente, y así te ayuda a guiar y mantener la dirección de tu mapa conceptual. Dentro de la estructura jerárquica, la pregunta de enfoque debería estar en la parte superior del mapa conceptual y actuar como punto de referencia.

Estacionamiento

Antes de comenzar tu mapa conceptual, puede resultar útil crear una lista que identifique los conceptos clave que deben incluirse. Establece una lista ordenada por categorías, desde el concepto más general hasta el más específico. Esta lista se denomina "estacionamiento", ya que moverás los elementos al mapa a medida que descubras su ubicación apropiada. 

Enlaces cruzados

Los enlaces cruzados son relaciones entre conceptos que pertenecen a diferentes dominios del mapa conceptual, permitiéndote visualizar cómo se conectan las ideas dentro de estos dominios diferentes. Tanto los enlaces cruzados como la estructura jerárquica facilitan el pensamiento creativo, y estos enlaces cruzados a menudo indican momentos de creatividad.

¿Por qué usar un mapa conceptual?

El cerebro procesa elementos visuales 60.000 veces más rápido de lo que procesa texto. Diseñados como una herramienta para organizar y representar conocimiento, los mapas conceptuales pueden ayudarte a visualizar las relaciones entre diversos conceptos y probar tu comprensión sobre temas complejos. Estudiar detenidamente y representar visualmente las relaciones entre las ideas crea conexiones mentales que permiten una mayor retención del conocimiento. Este diagrama es una forma popular de capturar el entendimiento de un tema para el trabajo, la escuela o el estudio personal. Se usa con más frecuencia en entornos académicos, pero el proceso se puede aplicar fácilmente en otros campos.

Los mapas conceptuales ofrecen beneficios para cualquier proceso de aprendizaje:

  • Facilitan la comprensión gracias a su formato visual.
  • Resumen la información mediante la integración de conceptos nuevos y antiguos para comprender mejor el panorama general.
  • Fomentan la lluvia de ideas y la capacidad de pensamiento complejo.
  • Promueven el descubrimiento de nuevos conceptos y sus conexiones.
  • Ofrecen una comunicación clara de ideas complejas.
  • Fomentan el aprendizaje colaborativo.
  • Dan rienda suelta a la creatividad.
  • Plasman tu conocimiento actual para evaluar la comprensión.
  • Identifican áreas que necesitan un mayor conocimiento o revisión.

Cuándo crear un mapa conceptual

Los mapas conceptuales son una herramienta de aprendizaje óptima para estudiantes y educadores, ya sea que los colaboradores estén inscriptos en la escuela, enseñen o den tutorías sobre un tema, o desarrollen habilidades nuevas por su cuenta. El proceso de conectar ideas en un espacio tangible puede consolidar tu conocimiento sobre el tema, así como clarificar las áreas que necesitan un poco de trabajo.

Crear un mapa conceptual puede ser útil para:

  • Presentar información general concisa sobre un campo.
  • Absorber información mientras se estudia para un examen.
  • Evaluar la comprensión de un estudiante sobre un tema específico.
  • Consolidar el conocimiento durante el proceso de aprendizaje.
  • Demostrar un nivel aceptable de comprensión de un tema.
  • Definir el conocimiento que está en tu mente, pero que no se ha documentado formalmente.

Ejemplo de mapa conceptual

Los mapas conceptuales son similares a otros métodos de creación de mapas que unen nodos, como los mapas temáticos o diagramas UML. Sin embargo, los mapas conceptuales se diferencian por su base filosófica, que afirma que los conceptos y proposiciones son los cimientos de nuevos conocimientos y significados.

Ten en cuenta que los mapas conceptuales no son iguales a los mapas mentales, aunque a menudo solemos confundirlos (a continuación encontrarás más detalles). Los mapas conceptuales no son la mejor herramienta para visualizar ideas nuevas, organizar reuniones o gestionar tareas y proyectos. Quizás desees probar los mapas mentales u otro tipo de diagrama en estos escenarios.

Mapa conceptual vs. mapa mental

Para muchas personas, es difícil distinguir un mapa mental de un mapa conceptual. Aquí te mostramos cómo saber si se trata de un mapa conceptual o uno mental.

Mapas conceptuales

  • Se usan para representar conocimiento tácito, como un concepto o teoría existente. Por lo general, las ideas se generan externamente.
  • Tienden a representar saberes académicos, por lo que su aplicación es más formal.
  • Ubican al conocimiento general en el sector superior del mapa, con conceptos relacionados que se disponen de forma jerárquica más abajo.
  • Muestran temas con relaciones múltiples y enlaces cruzados.

Mapa conceptual

Mapas mentales

  • Se usan para desarrollar un conjunto de ideas, que a menudo se generan internamente.
  • Tienden a representar una variedad más amplia de tareas y conceptos, por lo que su aplicación es más flexible.
  • Contienen una única palabra, frase o imagen en el centro del mapa, con ideas relacionadas que se proyectan en todas las direcciones.
  • Muestra temas con un componente principal del que se desprenden varios componentes secundarios.

Mapa mental

Mapa conceptual para la educación

Los mapas conceptuales pueden ser una herramienta potente en el mundo de la educación, permitiendo a los estudiantes trabajar en niveles cognitivos más altos y ayudando a los docentes a explicar temas complicados y a evaluar la comprensión de los alumnos.

Los estudiantes pueden usar el mapa conceptual para:

  • Organizar y estructurar material nuevo.
  • Aumentar el aprendizaje relacionando conocimiento nuevo y antiguo.
  • Trazar las relaciones entre las cosas, como palabras de vocabulario, personajes en una historia, acontecimientos históricos, etc.
  • Planificar/resumir proyectos de escritura.
  • Diseñar sus propias representaciones del conocimiento.
  • Realizar una lluvia de nuevas ideas.
  • Tomar notas.
  • Crear guías de estudio.
  • Diseñar estructuras complejas.

Los docentes pueden usar los mapas conceptuales para:

  • Planificar el plan de estudios.
  • Evaluar la comprensión o detectar problemas de comprensión en los alumnos.
  • Explicar ideas complejas.
  • Ayudar a los lectores que tengan dificultades.

Cuando los docentes incorporan mapas conceptuales en su metodología de enseñanza, pueden aportar recursos que ayuden a que el proceso sea más fácil para los estudiantes:

  • Brindar una pregunta de enfoque como disparador.
  • Crear un estacionamiento (lista de conceptos clave) para ayudar a los estudiantes a determinar qué incluir en sus mapas.
  • Ofrecer mapas esqueleto de expertos para que los estudiantes tengan una estructura para seguir. Son pequeños mapas conceptuales iniciados por un experto en el tema, que luego pueden ser ampliados por los alumnos.

Estacionamiento de mapa conceptual Los mapas conceptuales son especialmente útiles como herramientas de evaluación. Por ejemplo, los maestros pueden hacer que los estudiantes creen un mapa conceptual al principio del semestre con el fin de evaluar el conocimiento existente. Los estudiantes pueden repetir esta actividad en todo el semestre para que tanto alumnos como maestros puedan evaluar qué se está aprendiendo. Ayuda a evaluar la capacidad cognitiva, ya que decidir cuáles enlaces cruzados son los más importantes para incluir requiere un alto rendimiento cognitivo. Esta actividad también puede usarse para identificar y corregir los conceptos erróneos que puedan tener los estudiantes.

Las investigaciones demuestran que los estudiantes que trabajan en grupos pequeños y cooperan mientras aprenden logran resultados efectivos y cognitivos positivos. Los mapas conceptuales permiten que este pequeño grupo productivo funcione entre estudiantes y docentes para cualquier tema.

Mapa conceptual para los negocios

Los mapas conceptuales, usados ampliamente en el área de la educación, también se han expandido al mundo de los negocios. Los mapas conceptuales comunican ideas de forma adecuada y fomentan el pensamiento visual e intuitivo que asiste al análisis empresarial. Los mapas conceptuales son un proceso grupal, lo que los convierte en una actividad ideal para equipos o grupos de interesados, especialmente para la resolución de problemas, ya sea de marketing, diseño de un nuevo producto o administración. Permiten a todos los miembros de la organización evaluar dónde están actualmente y dónde desean ir. Cualquiera puede crearlos y mantenerlos fácilmente, incluso usuarios sin conocimientos técnicos.

Los mapas conceptuales ofrecen un enfoque creativo y orientado a resultados, conocido como “Design Thinking” (Definir el problema) para los negocios. En este enfoque, los mapas conceptuales se pueden usar para ayudar con la inspiración, ideación e implementación. Estos diagramas son excelentes para narrar historias, ayudando en las fases de ideación e inspiración. Cuando llega el momento de la implementación, los mapas conceptuales ayudan con la instrucción, documentación y comunicación.

Los expertos dentro de una empresa tienen vastos conocimientos que han adquirido a lo largo de los años, y quizás no puedan comunicar bien algunos de estos a los demás. Nonaka y Takeuchi destacan la importancia de documentar los conocimientos de un experto corporativo con el fin de que se transforme en "el conocimiento que crea a la empresa". El uso de los mapas conceptuales para registrar esta valiosa información es cada vez mayor en la práctica.

Los mapas conceptuales pueden tener una variedad de propósitos en la organización de un negocio:

  • Promover la comprensión en toda la organización de los requisitos empresariales.
  • Detectar vacíos y contradicciones.
  • Identificar relaciones complejas entre las ideas.
  • Aprender el "idioma" de un cliente.
  • Establecer una terminología uniforme para un proyecto.
  • Identificar dependencias de requisitos potenciales.
  • Modelar flujos de inventario, flujos de caja, flujos de relaciones, etc.
  • Desarrollo de productos.
  • Análisis de mercado
  • Toma de decisiones.
  • Formular proyectos de investigación.
  • Crear mapas de conocimientos del equipo.
  • Guardar conocimiento de expertos.
  • Crear una visión compartida dentro de un equipo u organización.
  • Generar organizadores avanzados.
  • Capacitar a empleados nuevos.
  • Diseño de software.
  • Fomentar la ontología.

Mapa conceptual para la asistencia médica

En la industria de la asistencia médica, los mapas conceptuales permiten priorizar ideas, evaluar el consenso, identificar vacíos y crear planes de acción mejorados. Permiten que diversos interesados de una organización se unan y formulen planes efectivos, como cuerpo profesional pueden crear una representación compartida de la enfermedad y situación del paciente, y determinar los pasos adecuados que se deben seguir.

Las aplicaciones de los mapas conceptuales dentro del área de la asistencia médica incluyen:

  • Organizar cargas de trabajo.
  • Priorizar la atención de los pacientes.
  • Estudiar de forma crítica y detenida las evaluaciones anormales.
  • Trazar planes de atención médica.
  • Identificar las relaciones entre los síntomas.
  • Revelar un diagnóstico.
  • Capacitar al personal médico.

Mapa conceptual para la asistencia médica

Historia de los mapas conceptuales

La creación de mapas conceptuales como método fue desarrollado por Joseph Novak y un equipo de investigadores de la Universidad Cornell en la década de 1970. El Dr. Novak estaba buscando una nueva herramienta para describir cambios explícitos en la comprensión conceptual de los niños.

Tanto él como sus colegas en Cornell habían estudiado las teorías del psicólogo Jean Piaget sobre las etapas del desarrollo cognitivo. Piaget y otros expertos suponían que los niños no eran capaces de comprender conceptos abstractos, como la naturaleza de la materia, antes de los 11 años. El Dr. Novak decidió iniciar un proyecto de investigación que observaría cambios mínimos en el modo en que los niños aprendían nuevas ideas. Fue inspirado por una teoría de David Ausubel, un defensor de las teorías de Piaget. Ausubel escribió:

"Si tuviese que reducir toda la psicología educativa a un solo principio, enunciaría este: el factor más importante que influye en el aprendizaje es lo que el alumno ya sabe. Averígüese esto y enséñese consecuentemente". (Ausubel, 1968, p. vi)

Con esta idea como su guía, el equipo de Cornell desarrolló una nueva herramienta durante su estudio longitudinal: el mapa conceptual. Estos mapas eran simples, contenían solo una o dos palabras para representar la idea principal y tenían líneas que indicaban palabras de enlace que creaban una declaración significativa. Los conceptos más generales se agrupaban en la parte superior del mapa y los más específicos en la parte inferior. Novak enseñó a sus estudiantes a crear mapas conceptuales para demostrar sus conocimientos sobre las preguntas de enfoque, como por ejemplo, "¿Qué es el agua?".

El equipo de investigación explicó:

"Descubrimos que la transcripción de una entrevista de 15 o 20 páginas podía convertirse en un mapa conceptual de una página, sin perder conceptos esenciales y significados proposicionales que expresó el entrevistado. Pronto nos dimos cuenta de que era una herramienta de representación del conocimiento muy potente y concisa, una herramienta que cambió nuestro programa de investigación desde este punto en adelante".

Desde 1972, los mapas conceptuales se han vuelto extremadamente populares, ya que los especialistas en distintos campos, desde la educación hasta la asistencia médica, se dieron cuenta de los beneficios únicos de este tipo de diagrama.

Base teórica

Los mapas conceptuales se basan en la teoría de asimilación de Ausubel y en la teoría del aprendizaje de Novak, que trataban sobre cómo las personas aprendían información nueva mediante la incorporación de conocimiento nuevo con conocimiento que ya poseen. Novak afirmó:

"El aprendizaje significativo involucra la asimilación de proposiciones y conceptos nuevos en estructuras cognitivas existentes".

Mediante el aprendizaje significativo, que discutiremos a continuación, la integración de conceptos nuevos en nuestra estructura cognitiva de conocimiento ocurre relacionando el conocimiento nuevo con conceptos ya comprendidos. Un mapa conceptual brinda una demostración visual de estas relaciones entre conceptos en nuestra estructura cognitiva. El origen de las raíces de los mapas conceptuales se basa en el constructivismo, que debate cómo los alumnos crean conocimiento de forma activa.

Base fisiológica

Los niños adquieren conceptos desde que nacen hasta los 3 años de edad, a medida que comienzan a identificar etiquetas o símbolos para las regularidades que observan en el mundo que los rodea. Este aprendizaje temprano y autónomo se denomina "proceso del aprendizaje por descubrimiento". Después de los 3 años, comienza el proceso de aprendizaje por recepción, donde los significados nuevos se desarrollan mediante la formulación de preguntas y la comprensión de las relaciones entre conceptos nuevos y antiguos; el aprendiz ya no define los conceptos, sino que otros los describen y transfieren al aprendiz.

Además de explorar estos dos procedimientos de aprendizaje, Ausubel también diferencia el aprendizaje significativo del aprendizaje memorístico. El aprendizaje memorístico ocurre cuando no hay muchos conocimientos o estos son irrelevantes para la información nueva que se está presentando y no hay un compromiso interno para incorporar saberes nuevos y existentes. Como resultado, la información se olvida fácilmente. La estructura cognitiva no se mejora para aclarar ideas incorrectas.

El aprendizaje significativo puede ocurrir exclusivamente en estas tres circunstancias:

  1. El nuevo material que se presenta debe ser claro y debe poder relacionarse con el conocimiento previo del aprendiz. Los mapas conceptuales son útiles aquí, ya que identifican conceptos generales que ya tiene el individuo, que luego pueden usarse de base.

  2. El alumno debe poseer conocimientos previos relevantes, en especial cuando se trata de comprender conocimientos detallados y específicos de un área determinada.

  3. Quien imparte la enseñanza puede controlar directamente las dos primeras condiciones. Sin embargo, no puede controlar la tercera, ya que necesita que el alumno elija aprender significativamente. Es decir, hacen un esfuerzo para asimilar la información nueva y antigua, en lugar de solo memorizarla.

La distinción entre aprendizaje significativo y memorístico es un continuo, ya que los individuos tienen distintas cantidades de conocimiento relevante y distintos niveles de motivación para asimilar saberes. La creatividad es un nivel muy alto del aprendizaje significativo en este continuo.

La memoria funcional y a corto plazo son lo más importante para que el conocimiento permanezca en la memoria a largo plazo. La información se procesa en la memoria funcional mediante la interacción con el conocimiento en la memoria a largo plazo. Sin embargo, la memoria funcional solo puede procesar un pequeño número de unidades a la vez. Pero si estas unidades se pueden agrupar, se recuerdan de forma mucho más sencilla. Organizar grandes cantidades de información requiere la repetición entre la memoria a largo plazo y la funcional. Los mapas conceptuales son poderosos para el aprendizaje significativo porque actúan como una plantilla que ayuda a organizar y estructurar el conocimiento, aunque la estructura deba crearse de a partes con pequeñas unidades de proposiciones y conceptos que interactúan. Este proceso permite el uso de conocimiento en contextos nuevos y una mayor retención. Además, las investigaciones demuestran que nuestro cerebro prefiere organizar la información en la estructura jerárquica que es característica del mapa conceptual.

Base epistemológica

La epistemología es una rama de la filosofía que se centra en el conocimiento y en la creación de nuevos conocimientos. Hay un consenso cada vez mayor que afirma que la creación de nuevos saberes es un proceso constructivo que involucra a nuestro conocimiento y nuestras emociones. Novak cree que la creación de conocimiento nuevo es aprendizaje altamente significativo para aquellos con una estructura de conocimiento organizada sobre un determinado tema y una gran motivación para encontrar significados nuevos.

Los mapas conceptuales se asocian con las teorías constructivistas del aprendizaje, en el que los aprendices son participantes activos, en lugar de receptores pasivos de conocimiento. Los aprendices deben hacer un esfuerzo para darle un nuevo significado a la información que ya conocen. La creación de mapas conceptuales es un proceso creativo porque los conceptos y las proposiciones son los cimientos del conocimiento en cualquier campo.

Cómo crear un mapa conceptual

A continuación, te mostramos los pasos básicos para crear un mapa conceptual. Hay un artículo mucho más detallado con instrucciones sobre cómo dibujar un mapa conceptual paso a paso, si quieres saber más

  1. Identifica la pregunta de enfoque o el tema principal, piensa sobre el problema o asunto que deseas que el mapa conceptual resuelva. Esta idea debería conectarse al resto en tu mapa y guiará la estructura jerárquica.

  2. Identifica todos los conceptos clave que se relacionan con la idea principal que estableciste. Ordénalos ubicando los conceptos más generales primero y los más específicos al final. Esta lista se denomina "estacionamiento".

  3. Crea un mapa conceptual preliminar que una los conceptos. Recuerda agregar frases o palabras de enlace sobre las líneas para indicar cómo se relacionan los conceptos.

  4. Agrega enlaces cruzados para conectar conceptos en distintos dominios.

  5. Revisa tu mapa conceptual de forma continua según sea necesario.